Processed With Darkroom

Regresando a Japón después de 4 años (Parte 2)

| 0 comments

Processed With Darkroom

Comiendo Ebichiripan en Chinatown de Yokohama

Durante mi estadía en Japón, tuve la oportunidad de visitar Tokyo Disneyland, que a diferencia del Tokyo Disney Sea, este parque está más enfocado a los más pequeños y tiene un gran parecido al Magic Kingdom en Orlando.

Recuerdo que ese día, con Yoshi ya nos habíamos programado salir de Hidaka a más tardar a las 9:00 a.m. para llegar 11:00 a.m. sin embargo ese día se nos hizo super tarde y para nuestra pésima suerte, en alguno de los trenes había habido un accidente, lo que ocasionó congestión y retraso en todos los trenes que tenían conexión con dicho tren. Conclusión: Llegamos a Disney con un hambre horrible y lo primero que hicimos fue comer.

Entrando a Tokyo Disneyland

Entrando a Tokyo Disneyland

Natatouille en Tokyo Disneyland

Ya dentro 😀 En la calle principal de Tokyo Disneyland

Ese día estuve con antojos de comer hamburguesa con papas y gaseosa, y como recordaba que en Japón por lo general la comida tiene una presentación bonita, esperaba que mi combo me lo ofrecieran con una buena pinta.

Al principio fue difícil encontrar en el mapa, un puesto de comida que ofrecieran lo que quería, pero una vez encontrado, fue difícil ubicarlo en el parque, felizmente no estaba tan lejos de la entrada.

Fue todo un reto hacer mi orden ya que Yoshi se había ido a buscar asientos y yo había dicho que le iba a invitar, felizmente sabía lo básico y ver que mi pedido fue exactamente como lo quise, me dio a entender que mi japonés no estaba tan mal.

Me gustó mucho mi combo ya que el pan tenía la forma de Mickey, pero sólo el pan, la hamburguesa sí era redonda. Estuvo bueno pero el sabor no fue como que lo más extraordinario, aunque para mí sí porque como les comenté, moría de hambre. Luego, con Yoshi elegimos qué juegos nos llamaba la atención para ir a ellos. Una de las cosas que más me gusta de Disney Japón es que allá no debes pagar adicional por conseguir un ticket FastPass (acceso rápido sin necesidad de hacer colas de 1 hora a más) sino que puedes ir al módulo FastPass de juego y con tu ticket de entrada solicitas tu FastPass de manera gratuita. En este nuevo ticket te indican la hora que debes estar en el juego y solo haces cola por menos tiempo. Yoshi no me creía, pero sí es así, y nos pareció bravazo. Lo malo es que no todos los juegos tienen esta opción, sólo los más solicitados, como el Space Mountain que fue donde nos metimos.

Set de Hamburguesa con papas fritas en Tokyo Disneyland

Me encantó que el pan tenga la forma de Mickey

Almorzando en Tokyo Disneyland

Con el pan más bonito. Daba pena comerlo.

Estuvimos hasta las 6:00 p.m. en Disney ya que si no íbamos a regresar muy tarde a Hidaka, además teníamos que dormir temprano ya que al día siguiente nos íbamos a ir a Tokyo a buscar el Ramen Azul que tanto había oído de él.

Tokyo Disneyland

Frente al Castillo en Tokyo Disneyland, es muy parecido al Castillo de Magic Kingdom en Orlando

Había visto en Facebook, un vídeo de que en Japón se podía encontrar un restaurante chiquito que venden un ramen de color azul, que era teñido con un tinte natural de algas marinas, que no afectaban en el sabor pero si le daba una apariencia exótica a la sopa. Me propuse ir cuando viajara a Japón ya que uno de sus plus era que estaba a unas cuadras del Tokyo Sky Tree.

Felizmente antes de viajar, conseguí la dirección y con el Google Maps, supe como llegar. El restaurante se encontraba en una calle paralela a la avenida principal, y es un espacio chiquito, con 4 mesitas y una barra. El lugar lleva por nombre Kipposhi.

Ni bien entramos, nos recibieron con el tradicional “iraisshaimase” y con Yoshi nos ubicamos en la barra. Una chica nos trajo la carta y yo fui directo a buscar el ramen azul que se llama Ao Ramen (que literal significa ramen azul). Yoshi se pidió otro ramen que tenía limón ya que no se atrevía a probar el ao ramen.

Ao ramen

Ao Ramen. Una sopa deliciosa y exótica por su color azul

Afortunadamente no demoraron mucho en preparan ambos ramen y después de hacerle su sesión respectiva, me propuse a probar el caldo. Estaba DELICIOSO. El azul del caldo no afectaba al sabor y tenía un exquisito sabor a miso. Estaba realmente bueno, en comparación al de Yoshi que no me gustó, pero a él sí.

Luego de almorzar y de conversar un rato con el dueño y cocinero (nos preguntó de dónde éramos), nos fuimos caminando hasta el Tokyo Sky Tree. No entramos porque la entrada para ir al mirado era demasiado caro y no valía la pena, pero si fuimos a las tiendas de adentro. Recordaba que la primera vez que fui también fuimos a esa tienda y estaba repleta de máquinas gachapon (máquinas que tienen premios sorpresas, y hay de diferentes personajes de dibujo conocidos), pero ahora solo había merchandising de animes, cantantes y personajes famosos como Hello Kitty y demás. No me gustó mucho.

Tokyo Sky Tree

Al fondo, el Tokyo Sky Tree

Como no había mucho que hacer ahí, le dije a Yoshi para irnos al Templo Senso-ji de Asakusa, también conocido como Templo Asakusa, que estaba como a 6 cuadras de ahí. Es uno de los templos más conocidos de la zona y en la entrada hay varias tienditas donde uno puede comprarse “omamori” (amuletos de la suerte) así como “okashi” (dulces), y al fondo se puede ver el templo. Es la segunda vez que iba allá (la primera fue en mi primer viaje) y la emoción y energía que se siente fue la misma. Las personas van allá, además de ir a comprar cosas, porque uno puede purificarse y botar las malas vibras. Yo compré mis omamori (para mi mamá y mi hermano) en el mismo templo (no afuera) porque esos están bendecidos, y Yoshi también compró y me los regaló. El detalle está que la suerte o la protección te la tienen que regalar, no debes comprarlo tu mismo, es por eso que, a modo de disculpas por el viaje anterior, Yoshi me compró 2 omamoris para que siempre los pueda tener conmigo a donde vaya. Si en algún momento llegase a perder uno de mis omamori, no debo ir a buscarlo ya que el hecho de perderlo quiere decir que mi amuleto ya cumplió su propósito de protección y es momento que me regalen otro.

Natatouille en Templo Senso-ji

Frente al Templo Senso-ji, en Asakusa

Templo Senso-ji con Tokyo Sky Tree

Templo Senso-ji con el Tokyo Sky Tree al fondo. Esta foto fue tomada por Yoshi

Una vez que ya nos purificamos y compramos nuestros omamori, le dije a Yoshi que quería buscar el Taiyaki con forma de Magikarp que me habían dicho que vendían muy cerca del templo y, como si mis pies conocieran el camino, llegamos rapidito al lugar. Fue muy gracioso porque los taiyaki siempre tienen forma de pez pero este tenía forma de Magikarp. Me pedí el que tenía relleno de chocolate. Yoshi se pidió con relleno de crema pastelera.

Taiyaki con forma de Magikarp

Taiyaki con forma de Magikarp. Estaba rico pero prefiero los tradicionales

Luego, como si mis pies conocieran el camino, llegamos a una calle trasversal a la calle principal del templo, donde vendían menchi y al lado vendía karepan. A este mismo lugar, los tíos de Yoshi nos habían llevado 4 años atrás, y fue muy gracioso que me recordara la ubicación de un lugar donde había ido sólo una vez hace 4 años. Compré tanto el menchi como el karepan y estuvieron riquísimos, tal cual los recordaba. Cada vez me armaba más de valor en hacer solita mis pedidos.

Menchi en Asakusa

Comiendo Menchi en Asakusa

Estuvimos ahí como hasta las 6:30 p.m., teníamos que volver temprano ya íbamos a ir a cenar con los tíos de Yoshi. Llegamos cerca a las 8:30 p.m. y nos fuimos a comer a un restaurante llamado Coco’s que se caracteriza por vender curry en diferentes tipos de presentaciones, además que puedes pedir el grado de picante. Si son de los que no comen picante, entonces deben pedir el que no pica (obviamente) pero si pueden tolera algo de picante, les recomiendo que pidan el picante 1, ya que si piden el 2 en adelante, no podrán disfrutar al 100% la comida. En este lugar hay hasta picante 10, pero yo que probé el picante 2, tuve que acompañar mi cena con varios vasos de agua helada. Pero estaba buenazo. Yo me pedí un plato de Curry con huevos revueltos y croquetas. Delicioso. Yoshi por su parte se pidió un Curry con verduras y Chicken Katsu (todo sin picante). No me gustó tanto como el mío.

Curry con huevos revueltos y croquetas

Curry con huevos revueltos y croquetas. Delicioso

Al día siguiente tuvimos toda la mañana y tarde libre ya que en la noche íbamos a salir a cenar con un primo de Yoshi. Cuando llegamos a Japón, uno de los pedidos que le hizo Yoshi a su primo fue “llévame a comer a uno de esos bares de borrachos” (también conocido como Izakaya) y fue ahí donde nos iba a llevar. Los izakaya son los típicos bares donde las personas van a tomar y comer después de trabajar, y se caracterizan por servir piqueos como yakitori (brocheras de pollo), sopa con menudencias y así, todo para ir picando. El lugar está ubicando cerca a la estación de Tachikawa y para poder entrar, se tiene que haber hecho reserva antes.

Ahí comimos y bebimos muy rico, lo que más me llamó la atención fue probar un trago llamado Hoppy, una bebida gasificada que tomaban los antiguos japoneses en la época de guerra y el consumo de cerveza era escaso, es por eso que a esta bebida la mezclaban con alcohol, y hacía que su sabor se asemejara mucho al de la cerveza. También me llamó mucho la atención uno de los piqueos que era aleta de tiburón. Me comentó el primo de Yoshi que eso era algo que solían pedir ya que, como la aleta era dura y tenía bastante sabor, hace que las personas que están en el bar toman, siempre tengan algo que masticar y se demora en consumir. Fue una velada muy agradable. Ese noche nos quedamos a dormir donde su primo ya que al día siguiente íbamos a ir a Yokohama a visitar Chinatown.

Hoppy

Hoppy

Aleta de tiburón

Aleta de tiburón

Como íbamos a ir por la tarde, nos levantamos tarde y nos fuimos hasta Kawasaki para almorzar. En uno de los centros comerciales llamado Lazona, y ahí nos fuimos a comer a un restaurante que vendían comida de Okinawa llamado Hateruma. Ahí me pedí un set de soba que tenía 2 porciones de chancho y venía además con arroz, verduras, algas y postre. Muy rico.

Comida Okinawense

Comida Okinawense

Ya comidos, dimos unas vueltas al centro comercial y luego nos enrumbamos hacia Yokohama. Recordaba que dos días antes, cuando estaba en el Tokyo Sky Tree, olvidé completamente de visitar el Pokemón Center, tienda donde se encuentra de todo sobre Pokemón, así que pedí que me dejaran entrar un ratito al Pokemón Center de Yokohama, que si bien es más chico que el de Tokyo Sky Tree, es igual un Pokemón Center. Ahí pude tomarme foto con Pikachu y comprar un par de cosas. Lo malo es que todo caro (como debí de imaginarme) pero cosas lindas. Cuando ya tenía todo lo que necesitaba, nos fuimos para Chinatown.

Pokemon Center_Yokoyhama

En el Pokemon Center de Yokohama junto a Pikachu

Natatouille en Chinatown

Entrada al Chinatown de Yokohama

Chinatown estaba tal cual lo recordaba y el puesto de minpao donde compré el Ebichiripan hace 4 años se encontraba aún ahí. Obviamente me compré uno y estaba tan rico como antes. Luego seguimos caminando y el primo de Yoshi nos llevó a un templo ubicado en Chinatown que no había visitado la primera vez que fui. Lamentablemente estaba cerrado pero al menos las luces seguían prendidas así que logré tomar un par de fotos. Después de eso, seguimos paseando por Chinatown y compramos okashi en varias tiendas de la entrada al barrio chino. Finalmente, antes de volver para Hidaka, nos fuimos a cenar a un restaurante llamado Sukiya, que venden Gyudon y curry. Como mi propósito de viaje era probar todo el curry habido y por haber, obviamente me pedí curry mientras que el resto pidió gyudon. También pedí una porción de natto (frejol fermentado) que había oído tanto de él. El detalle de este potaje es que el 50% de personas que la han probado lo odian, mientras que el otro 50% les gusta, es por eso que pedí pero debo decir que me inclino más hacia el % que no les gusta, mientras que Yoshi se inclina hacia el % que sí, basta decir que se terminó mi porción de natto.

Templo en Chinatown

Entrada del templo que está dentro de Chinatown

Curry en Sukiya

Comiendo curry en un restaurante de Gyudon

Con esto, termino de contar mis siguientes 4 días de viaje, y así completo la primera semana en Japón. Para saber más sobre lo que hice los primeros 3 días, pueden entrar a la Parte 1 del post. A este paso, siento que mi viaje a Japón tendré que dividirlo entre 4 a 5 post, así que estén atento. En el próximo post escribiré sobre mi visita al Museo Ghibli y la odisea que tuve que pasar para conseguir las entradas. También les escribiré sobre el Gundam Café y mi mini viaje a Nagoya y Mie. Estén atentos a más detalles. Si tienen dudas o están próximos a viajar a Japón, pueden escribirme por el fanpage 😉

Author: Natalia Lui

¡Hola! Soy Natalia, redactora y editora de Natatouille. Si el post y el blog te agradan, no olvides de ser fan en Facebook y Twitter para que te enteres de todas las actualizaciones. Puedes leer más de mí en Sobre el Autor, o también puedes ponerte en contacto conmigo :)

Agregue un comentario

Required fields are marked *.