Almorzando gourmet en Malabar

Pulpo Quemado_Malabar
Mi porción de la entrada Pulpo Quemado

No soy de las personas que van a comer a restaurantes gourmet (ya que me gusta mucho comer en abundancia) pero si tengo la oportunidad de ir, no la desaprovecho, fue así como  llegué a Malabar.

El restaurante está ubicado en Av. Camino Real 101, San Isidro, a dos cuadras de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar. Al principio, no sabía por dónde se entraba ya que la puerta no está abierta para que el público entre a diestra y siniestra, pero sabía que ese era el restaurante (y la puerta) porque arriba de la puerta estaba el nombre del restaurante. Como era temprano (alrededor de las 12:30), pensé que todavía no estaban atendiendo, sin embargo ya se había hecho la reserva para dicha hora, entonces opté por seguir tocando la puerta hasta que por fin me abrieron.

La decoración del restaurante es muy clásica y acogedora. Para alguien como yo, que no está acostumbrada a ir a restaurantes gourmet, la primera impresión que tuve fue de que el restaurante era caro (pero no pensaba qué tan caro podía ser).

Se eligió una mesa cerca de una ventana para poder tener mejor visualización de la comida y esperamos a que llegara la persona invitada. Demoró un promedio de 15 minutos, y entre que nos saludábamos e intercambiamos unas cuantas palabras, se pasaron unos 15 más hasta que realizamos nuestro primer pedido.

Lo primero que se ordenó fue una botella de vino y las entradas, estas fueron: Pulpo Quemado, que consistía en Pulpo al grill con pasta de ají panka ahumado y variación de choclos; y La canasta de yuca, que traía panes de yuca con queso, casabe, crujientes de yuca, queso con castaña y ají negro. Las entradas las sirvieron aproximadamente entre 15 a 25 minutos luego de haber hecho la orden, así que al llevarlas e íbamos comiendo, fuimos haciendo el pedido de los platos de fondo.

Los precios de los platos me parecieron excesivos, y como era una invitación, quería elegir lo que costara menos para no hacer gastar mucho a mi anfitrión, sin embargo me dijo que podía elegir lo que quisiera así que elegí Lengua de Res con Frutos Rojos Deshidratados.

Lengua de res con frutos rojos deshidratados_Malabar
Lengua de res con frutos rojos deshidratados

De las entradas, me gustó mucho uno los crujientes de yuca que se acompañaban muy bien con una salsa que servían junto a esta entrada. También me gustó el Pulpo Quemado. Generalmente tengo problemas con el pulpo ya que siempre me toca duro pero en este caso estaba suavecito y con bastante sabor. Me gustó pero la porción que me tocó servirme (estábamos compartiendo la entrada) fue de una cuchara, así que entenderán que se me quedó en el diente.

Cuando por fin llegó mi plato, no me sorprendí del tamaño de la porción ya que esperaba algo reducido. La lengua habrá tenido una dimensión de 6 x 8 x 3 centímetros y estaba bañado en una salsa de frutos rojos, que estaba un tanto ácido pero se bajaba con el puré que acompañaba el plato. Traté de terminar el plato en el mayor tiempo posible, porque en realidad, por el tamaño pude haberlo terminado en dos bocados.

Ahora, haciendo un ranking de precios, calidad y servicio, se podría decir que:

Calidad:

medidor calidad muy rico

Servicio:

medidor-servicio-excelente

Precio:

El precio promedio de los platos de la carta es de S/. 55.00. Como repito, sus platos son gourmet así que si son de comer bastante, este restaurante no es para ustedes.

Como postre, pedimos uno que consistía en 3 tipos de chocolates, estuvo demasiado agradable, sin embargo su precio no tanto.

Personalmente me gustó mi primera experiencia en un restaurante gourmet, a pesar de haberme sentido totalmente desubicada en algunas ocasiones, pienso que podría volver a ir a otro restaurante gourmet (si me vuelven a invitar). Pienso que como para darse un gusto de cuando en cuando no está mal.

-Buen provecho-

One Reply to “Almorzando gourmet en Malabar”

  1. […] TOP 20: Listado (desde el último puesto al primero) · Malabar · Jerónimo · Cicciolina Bodega – Bar de Tapas – Cusco · Titi · Huaca Pucllana · El […]

Agregue un comentario